Cuando lo hombres lloran

      Una aclaración necesaria: el título hace referencia a los hombres adultos. Mujeres y niños han sido excluidos. Llorar es una de las más frecuentes maneras de expresión de los sentimientos humanos; de hecho, se llora al nacer. De ahí en adelante y por el resto de la vida, lloraremos miles de veces y por miles de motivos. Y posiblemente las últimas lágrimas, débiles, escasas e imperceptibles sean las que preceden al instante final de cada persona.

      Consideramos normal y natural cuando los niños lloran; las mujeres jóvenes y adultas tienen siempre motivos para llorar; a veces hasta sin ellos. ¿Y cuando los hombres lloran, es natural también?

      ¡Los hombres no lloran! fue frase frecuente cuando de jóvenes hacíamos pucheros. Desde temprana edad asociamos que uno de los tantos componentes de la valentía es abstenerse de llorar. Sin embargo, la naturaleza es más fuerte. Hay sentimientos cuya intensidad solo puede expresarse con lágrimas, porque las palabras desaparecen. En la cúspide está la rabia que solo es posible expresarla y lavarla con lágrimas. Ese sentimiento intenso y poderoso; ese enojo grande que habitualmente arrincona y apresa, casi siempre incomprendido; una de esas siete pasiones del alma tildada por algunos mal intencionados como pecado capital.

     Desde hace muchos años, cuando veo llorar a hombres, muchos de ellos maduros o de edad avanzada, me he sentido incómodo; me he preguntado con frecuencia ¿qué sentimientos, qué profundas emociones guardan aquellos hombres maduros que no encuentran sino las lágrimas para lavar su alma? Solo he logrado entender y aceptar que esa incomodidad es la misma que siento cuando mis ojos se inundan con lágrimas, en silencio muchas veces, tratando de evitar preguntas que no quiero responder.

     No tengo duda de que las lágrimas de los adultos son las más sinceras, las más auténticas. En ciertas circunstancias son inevitables; avergüenzan un poco porque desnudan esa faceta de aparente debilidad, porque quitan esa careta de dureza o valentía que tanto gusta usar a muchos hombres.

     Llorar es humano, tanto como errar o amar. Llorar nos acerca más a esa esencia humana que va perdiéndose en ese mar de frivolidad, en esa danza interminable de caretas que se usan según las circunstancias o las conveniencias.

     Tanto o más que la incomodidad que siento al ver llorar a un adulto, me perturba la incapacidad o auto control de algunos que no son capaces o han perdido su capacidad de expresarse con lágrimas. Han perdido algo de su sensibilidad humana.

————
Julio/2022 (413 palabras)

4 Responses to Cuando lo hombres lloran

  1. Marco Atiaga dice:

    Muy interesante elocución al acto de expresar un sentimiento de los hombres, entendiéndose por hombres a todos los seres humanos, a través de dejar escapar las lágrimas, expresando su diversidad de razones y sentimientos, pena, dolor, angustia, felicidad, alegria, etc. Sea cual fuere su situación económica, social, edad, en fin una acción que en determinado momento todos la tenemos

    Me gusta

  2. José María Laso dice:

    Las lágrimas en los hombres se han considerado habitualmente cómo un signo de debilidad, las lágrimas son una expresión de dolor, de alegría, etc. Libera muchas emociones y permite el desahogo ante situaciones ante las cuales es la mejor manera de expresarlas.

    Me gusta

  3. Cristianne dice:

    Si Fer! El llanto muestra nuestra vulnerabilidad….

    Me gusta

Responder al comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: