La navidad

           Como cada año, estamos ya con la navidad encima.  Ya me observará algún letrado no escribir navidad con mayúscula; la razón por la cual no me refiero a la Navidad cristiana es simple:  la considero un festejo más de los tantos que celebramos durante el año.  Y ya me observará algún cristiano por qué le quito a la navidad su contenido religioso, y otra vez la razón es simple:  no me interesan los temas ni los festejos religiosos.

            Entrando en materia.  Con frecuencia escucho a muchos adultos expresar su disgusto y desagrado durante los días vinculados al festejo navideño.  Las razones que exponen son variadas, y ninguna tiene realmente valor. Entre las quejas más frecuentes:  el tráfico, las aglomeraciones de gente, las compras de última hora, etc.  Y todo eso recubierto con una capa de hipocresía; después de todo, recibir regalos o participar en algún festejo navideño no dejaba de ser agradable.  Esto me recuerda que yo sentía las mismas sensaciones y argumentaba similares razones.  Pasaron algunos años y cada diciembre la navidad la sentía y la vivía sin entusiasmo.

            Me decía a mí mismo que la navidad es fiesta para niños y fiesta religiosa.  Ya sin hijos pequeños y sin creencias religiosas, festejar la navidad carecía de sentido.  Adicionalmente, observar la pobreza que nos rodea y su contraste con la frecuente opulencia en los festejos navideños, me entristecía.  Poco a poco fui asumiendo que remaba contra corriente.  Independientemente de la condición social y económica, la mayoría de las personas festejan la navidad y lo hacen con alegría, con música, con renovados sentimientos de amistad, abrazan fácilmente, tienen un buen deseo a flor de labios.  Por unos días ­–al menos– la frecuente carga de hostilidad que nos oprime queda postergada.  Decidí que era tiempo de un cambio de actitud; hoy festejo la navidad con alegría y entusiasmo.  Reconozco que aún me falta mucho para alcanzar los niveles que tenía en mi adolescencia y temprana juventud.

            Dejemos de remar contra corriente alejándonos –y no solamente en la época navideña– de aquellos que siempre tienen motivos para vivir remordidos y amargados.  La vida no es amarga ni feliz por sí misma; es nuestra actitud frente a ella lo que hace la diferencia.  Volvamos a festejar la navidad con alegría y entusiasmo.  Una cara alegre, una sonrisa, un abrazo cálido y sincero, una llamada telefónica, al pariente o al amigo lejano, una frase cargada de buenos deseos, un pensamiento intenso para aquellos que ya se ausentaron, un regalo simple y envuelto con afecto más que con papel, un “mensajito” a los panas, aprovechar las reuniones familiares para reforzar los nexos que nos vinculan, hacen esa diferencia

                Son las simplezas las que engrandecen el alma y calientan el corazón.

¡Feliz navidad!

——-

Dic.2016

8 Responses to La navidad

  1. Fer Tobar C. dice:

    Gracias José.
    Muy valiosa reflexión.
    Un abrazo.

    Me gusta

  2. Patricia dice:

    Sentida reflexión! Eso dice mucho de lo que encierra tu noble y bondadoso corazón!
    Navidad! Tiempo de amor, de buenos y sinceros deseos para todos, es lo que deberíamos expresar todos los días. Hoy más que nunca le hace falta a este mundo cargado de violencia y desasosiego un mensaje como el tuyo!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Fer Tobar C. dice:

      Gracias por el mensaje.
      Aprecio mucho sus palabras.

      Me gusta

  3. Jack dice:

    Hagamos cada día una NAVIDAD. todas mayúsculas para resaltar la importancia de tu mensaje
    Como siempre, te envio un abrazo fraterno

    Le gusta a 1 persona

    • Fer Tobar C. dice:

      Un abrazo también y siempre muy agradecido por tus lecturas y comentarios.

      Me gusta

  4. Maja Orstadius dice:

    Comparto tu pensamiento amigo querido, es hermosa la forma que tienes de expresar en palabras lo que sientes y más aún que lo compartas con amigos!!! Aprovecho y te saludo con muchísimo cariño, siempre te recuerdo!!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Fer Tobar C. dice:

      Gracias por tu comentario.
      Recibe mi abrazo envuelto con mucho cariño.
      Feliz navidad.

      Me gusta

  5. José María Laso dice:

    Buen mensaje Fernando, con estos pensamientos de paz, solidaridad, amor, fraternidad te has acercado a los verdaderos valores y sentimientos cristianos que siempre quedan relegados por el oropel de las ruidosas celebraciones mercantilistas. Ojalá pudiéramos mantener esos sentimientos todo el año y toda la vida. Un abrazo para ti y para todos los tuyos. Hasta vernos pronto.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: